sábado, 4 de mayo de 2013

EN EL LÍMITE DEL BIEN Y DEL MAL




CAPÍTULO 10

Al salir Carlos se abrazó a sí mismo con fuerza cuando el aire de la calle le dio en la cara helándolo hasta los huesos. Apenas llovía ya, pero había un poco de viento frío haciendo estragos entre los transeúntes. Él solía llevar puesto el uniforme bajo la gabardina cuando hacía el trayecto entre su casa y la comisaría, otros no lo hacían así y lo dejaban en la taquilla o sólo se ponían parte del mismo cuando estaban fuera del trabajo.

jueves, 2 de mayo de 2013

RASCA Y PIERDE




CAPÍTULO 9


Eran las cuatro de la tarde cuando Verónica aparcó el coche ante la casa del pueblo de su padre. Era un caserón familiar en un pueblo de Guadalajara que había quedado vacío tras la muerte de sus abuelos y por sentimentalismo nadie de su familia había querido venderlo. Por lo general no tardaba más de dos horas en recorrer el trayecto en coche hasta allí pero las carreteras estaban imposibles. No había imaginado ella que les costaría tanto llegar.